NATALIA ARAVENA, VÍCTIMA DE TRAUMA OCULAR Y CANDIDATA CONSTITUYENTE: «TENEMOS QUE INVOLUCRARNOS, NO DEJAR QUE LOS MISMOS DE SIEMPRE SALGAN GANANDO»
Por: Carlos Jara | Publicado: 04.01.2021 – El Desconcierto Luego de ser atacada con una bomba lacrimógena por la espalda el 28 de octubre de 2019, Natalia Aravena debió someterse a tres cirugías, sin evitar perder su ojo derecho. Hoy, la enfermera de 26 años se postula a la Convención Constituyente, donde buscará representar «al …

Por: Carlos Jara | Publicado: 04.01.2021 – El Desconcierto

Luego de ser atacada con una bomba lacrimógena por la espalda el 28 de octubre de 2019, Natalia Aravena debió someterse a tres cirugías, sin evitar perder su ojo derecho. Hoy, la enfermera de 26 años se postula a la Convención Constituyente, donde buscará representar «al chileno común y corriente». «Quiero llevar las demandas que tenemos nosotros para pedir justicia, y que estas cosas no sigan pasando», expresa.

A tan sólo meses de que el próximo 11 de abril se celebren las elecciones de los 155 convencionales constituyentes que elaborarán la nueva Constitución, son cientos los nombres de candidatos y candidatas que han expresado su deseo de participar en esta histórica instancia democrática.

Desde las artes, la política, el mundo social e incluso empresarial, diversos grupos han alzado las candidaturas de quienes pretenden conformar el órgano que redactará la nueva Carta Fundamental, destacando algunas postulaciones como las del senador Felipe Harboe (PPD), quien dejará su cargo para presentarse, o la de Clemente Pérez, el ex presidente de Metro que dijo la tan recordada frase «cabros, esto no prendió «.

En ese contexto, otra de las candidaturas que han llamado la atención, pero desde una vereda opuesta a la del mundo político, es la de Natalia Aravena (26), una joven enfermera que en las protestas de 2019 perdió uno de sus ojos por culpa del accionar de Carabineros, y que, al alero de Convergencia Social, decidió postular como candidata independiente por el distrito 13, conformado por El Bosque, La Cisterna, Lo Espejo, Pedro Aguirre Cerda, San Miguel y San Ramón.

Nacida y criada en Peñalolén, Aravena dice en conversación con El Desconcierto que para ella la idea es representar el sentir de los ciudadanos que se manifestaron en el estallido social, aunque aclara que no pretende representar a las víctimas de violencia policial.

«Es complejo decir que uno puede representar a otras víctimas porque todos tenemos vivencias distintas», explica la asistente de salud.

– ¿Por qué decides lanzar tu candidatura?

Porque creo que la política en Chile está manejada según los intereses de los poderosos, de la élite, y es el empresariado el que ha definido cómo debemos ser como país, y en realidad somos los chilenos y las chilenas, los ciudadanos, los que decidimos manifestarnos en el estallido social, los que tenemos que tomar las riendas para elegir la forma en que queremos vivir. En ese sentido, siendo yo una ciudadana común y corriente, creo que voy a poder representar eso, lo que hemos sentido siempre y que expresamos en las manifestaciones.

– ¿Sientes que tu candidatura representa a otras víctimas como Fabiola Campillai o Gustavo Gatica?

Yo creo que es complejo decir que uno puede representar a otras víctimas porque todos tenemos vivencias distintas, tenemos distintas formas de pensar. Pero creo que a través del trabajo político que hemos forjado a través de organizaciones como la Coordinadora de Víctimas de Trauma Ocular, puedo tener un programa más general y llevar las demandas que tenemos nosotros para pedir justicia, y que estas cosas no sigan pasando.

– ¿Qué te parece que empresarios como Dionisio de la Cerda (del directorio de la CPC, perteneciente a Evópoli) o Augusto Grob (dueño de Colún, apoyado por Renovación Nacional) hayan anunciado sus candidaturas a la Convención Constituyente?

Me parece que esta gente no ha aprendido nada. Porque la participación de estas personas en el proceso constituyente genera más distancia entre las personas y el mundo político. Es como de no creerse que quieran postularse cuando el pueblo ha dicho que no los quiere. Y muchos otros también, gente que no tiene idea de lo que en realidad viven los chilenos, y se está postulando a constituyente, como para mantenerse ahí nomás, para mantener lo que a ellos les gusta y los privilegios que se han dado entre sí.

– ¿Por qué decides ir con un cupo de un partido? ¿Por el sistema de elecciones?

Claro, porque es más conveniente, porque los votos de listas se suman, y siempre pasa que los candidatos que van solos terminan casi sin posibilidades. De todas maneras, yo lo tomo como un desafío ir como independiente con el cupo de Convergencia Social, porque creo que también es labor de los partidos políticos el reivindicarse y abrirnos los espacios a los independientes, a la ciudadanía organizada, a los que estuvimos en las calles, y que nos incluyan y nos den espacios para que ellos al final sean el puente entre la ciudadanía y la política. Los partidos no deberían quedarse en el poder ellos como lo han hecho siempre, sino que deben actuar como puentes para que estemos nosotros.

– ¿Y por qué eliges Convergencia Social?

Porque Convergencia me hizo el ofrecimiento directamente, y luego de revisar los principios que tenían, vi que eran bastante similares a lo que creo yo, y por eso quise aceptar. Y no es que me lo hayan ofrecido, pero no hubiera aceptado un puesto de Evópoli, por ejemplo.

– ¿Por qué la gente debería votar por ti?

Creo que debieran votar por mí porque soy una chilena común y corriente, y por lo tanto tengo claras cuáles son las necesidades que tenemos todos los chilenos. Participé en el estallido social, las demandas principales son también mis demandas, y porque lo que defiendo es básicamente que el Estado nos cuide, que se defiendan nuestros derechos fundamentales. Que tengamos derechos a pensiones y sueldos dignos, porque actualmente los sueldos y las pensiones son más bajas que el pago de un arriendo o un dividendo.

– ¿Qué llamado le haces a la población?

Estamos haciendo una Convención Constituyente y no una Asamblea Constituyente como nosotros pedimos -porque la idea era la que la nueva Constitución saliera del pueblo- pero nuevamente nos han restringido y tomaron la decisión por nosotros. Por eso, con mayor razón tenemos que involucrarnos en el proceso, no dejar que sean los mismos de siempre los que salgan ganando, y que sean ellos los que legislen por nosotros. Invito a la ciudadanía a involucrarse, a conocer a los candidatos e ir a votar. Elegir a independientes o a personas que participamos de organizaciones sociales y que no representamos a la élite política.

El día del impacto

– ¿Cómo ocurrió tu trauma ocular?

Yo desde el 18 de octubre empecé a salir a manifestarme, aunque las primeras veces que salí a la calle fueron el 2011, en el contexto de las manifestaciones estudiantiles. Pero para el 18 de octubre volví a salir, porque estaba de acuerdo con todas las luchas que se estaban dando y con todo el descontento social. Y alcancé a salir a manifestarme un par de veces, hasta que el 28 de octubre de 2019, en una convocatoria que había en La Moneda, tres días después de la denominada «Marcha más grande de Chile», ocurrió esto. La marcha estaba convocada a las 17:00, yo llegué como 10 minutos antes al Paseo Bulnes. Estaba buscando a un amigo, viendo el celular, y aparecieron carabineros a pie y con carro lanzaagua intentando dispersarnos muy rápidamente y de forma muy violenta. Empezaron a intentar encerrarnos, y yo corrí por una calle lateral. Luego, miré hacia atrás, para ver si venían detrás mío, y en ese momento me impacta una lacrimógena en la cara.

– ¿O sea te dispararon por la espalda?

Sí, fue desde atrás, entonces yo justo me giré y me llegó en la cara.

– ¿Luego qué pasó?

Luego de eso me asistieron algunas de las personas que estaban ahí, y me llevaron a la Posta Central. Luego tuve tres cirugías. La primera al día siguiente, donde intentaron salvarme el ojo, y ver si se recuperaba. Pero no fue posible, así que el 15 de noviembre tuve una segunda cirugía, donde me pusieron un implante, y después, en febrero del año pasado, tuve una tercera cirugía donde me levantaron el párpado porque la lacrimógena me lo laceró y me lo dejó caído. Y bueno aparte de eso estoy con tratamiento psicológico, con el tema de la confección de las prótesis -que me he tenido que ir haciendo varias porque ninguna termina de acercarse a como yo me veía- y ahora que tengo mi cuarta prótesis ya estoy más conforme.

– ¿El gobierno se ha puesto con el tratamiento?

Las prótesis de acrílico me las hicieron el Hospital del Salvador, por lo tanto, son sin costo. Pero luego yo me hice una prótesis de cristal, y esa la tuve que pagar yo, y salió más de 500 mil pesos. Uno de los principales problemas es que el programa que proporciona el gobierno solamente funciona en el Hospital el Salvador, entonces todos los que son de regiones quedan con el problema de tener que venir a Santiago, o si es muy urgente a atenderse con costo a ellos mismos. Lo otro es que el programa es muy reducido, hay prácticamente un profesional por área.

– ¿Interpusiste alguna acción judicial? ¿Hay una investigación en curso?

El INDH interpuso una querella, y yo interpuse otra por mi parte. Está en curso la investigación, pero hasta el día de hoy no ha habido grandes avances, y no se sabe nada del culpable.

GENTILEZA DEL DESCONCIERTO