ULTIMA EDITORIAL

EDITORIAL: 24 DE JUNIO 2024

DIME CON QUIEN ANDAS…

Hace años que este “dicho popular” es conocido, y se refiere a gente que muchas veces no son reconocidos por su consecuencia, y acá, en nuestro querido país, también tenemos varios, desde que se sabe que la jueza ha sido vista en fiestas en la casa del abogado querellante, de ahí que no queda mucho para pensar, entre otras cosas de la independencia del poder judicial, de la probidad de los jueces, de la ética y la moral, y varios etcéteras. Entonces, la cárcel para el acusado alcalde de Recoleta, desgraciadamente será larga, aunque este, tenga razón y sea inocente. Es la ya aplicada “fórmula mágica” para hacer desaparecer de la escena, aunque sea por un tiempo, pero lo suficiente como para evitar que pueda llegar a ser candidato a La Moneda.

En Brasil sirvió por un tiempo para sacar de carrera a Lula y a Dilma, en Argentina para sacar a Cristina, en Perú a Castillo, etc. Hoy, en tribunales, la batalla por la libertad de Jadue es contra los peores sordos, los que no quieren oír, que son, además, los que bailan en las mismas fiestas.

En general, en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana, se sigue pensando con los parámetros que impuso el fascismo a sangre y fuego, y que aunque no se crea, están metidos en la cabeza de muchos, y que han asimilado que las cosas existentes han sido así desde hace mucho en la historia, por ejemplo las AFP, y se comparan las pensiones que estas entregan con las de las Fuerzas Armadas, considerando a estas como de “privilegio”, cuando no lo son, realmente corresponden al sistema que existía antes para TODOS los trabajadores chilenos, las generaciones anteriores, e incluso, algunos que nunca se cambiaron del sistema anterior, se siguen pensionando con el 100% de su salario, o una cantidad que es de ese orden, y no de las miserias actuales.

Por lo tanto, lo que se quiere para los imponentes actuales no es un privilegio, sino la recuperación de lo perdido. Ahora, si el sistema antiguo, vigente aún para los uniformados es viable el día de hoy o no, es otra discusión, lo principal, debe ser la recuperación del poder adquisitivo de los pensionados. Los audios con la voz de Pinochet sobre el tema de las AFP, debieran ser suficientes para el análisis.

Hablando de gentes sin plata, lo que es una realidad en muchas partes del mundo hoy, hay países enteros con ese problema, y no muy lejanos, aquí, al otro lado de los Andes, muy cerca, donde su payasesco presidente, que públicamente dijo durante su campaña, y en tono airado: “no voy a negociar con ningún comunista”; la vida le está dando una gran lección, está obligado a viajar a Pekín, a buscar plata, la que China le prestaba para pagar la gran deuda externa que le dejó su amigo Macri. Como de todas sus salidas al extranjero no ha logrado volver con un mísero peso, y no puede cumplir los compromisos con el FMI, se ve en la obligación de ir a pedirle al gigante asiático le reanude el préstamo y obtener liquidez ¿Le habrán avisado que Xi Jinping es comunista? Las vueltas de la vida ¿no?

Otro presidente despistado en materia internacional es el vernáculo. Es impresentable su asistencia a la cumbre por la paz para la guerra en Ucrania, sin una de las partes beligerantes, como también su abrazo con Zelenski. Demás está decir que la legitimidad de este, es dudosa, que su actuación es la que inició la guerra, por los reiterados bombardeos y la persecución a los rusoparlantes, a los cristianos ortodoxos que responden a la iglesia de Moscú, a la educación bilingüe, a la cultura y la historia de los habitantes del Donbass; lo mismo que le hicieron los españoles a los pueblos originarios de América, y a los judíos en España, los esclavistas norteamericanos y europeos a los esclavos del África ¿o alguien piensa que los nombres y apellidos ingleses de los afro descendientes en los Estados Unidos son sus nombres y apellidos originarios? También Zelenski es responsable del cierre de los partidos políticos, de la prensa, etc. Tal como lo hiciera Pinochet (Pero, la dictadura está en Venezuela).

Por otro lado, trata a Putín de ultra derechista, e independientemente de lo que se opine de él, este responde en un discurso donde nombra y homenajea a los grandes personajes de América Latina en su lucha por la libertad, Salvador Allende, el Che Guevara y Fidel Castro. Al parecer, la anterior ocupación del presidente de Rusia (Inteligencia), era algo más que una simple “pega”.

CORPORACIÓN SOLIDARIA UTE USACH


EL OTRO "CON MI PLATA NO" - (o sobre cómo las AFP siguen robando)

Una de las más sentidas demandas del movimiento social desde hace ya más de 2 décadas ha sido la mejora de las pensiones de quienes entregaron toda su vida para incrementar la riqueza nacional, pero que en realidad terminaron enriqueciendo solo a un reducido número de empresas y, principalmente, al capital financiero nacional y transnacional, principales gestores del sistema previsional impuesto por la dictadura fascista de Pinochet.

Son numerosos los testimonios y análisis que certifican el miserable estado de las pensiones que reciben gran parte de la población jubilada.

Por ejemplo, por un actual salario mínimo de $ 460.000, se le descuentan al trabajador $ 59.800. De este total, se dirigen al Fondo de Pensiones sólo $ 46.000.

De la cantidad restante, $ 7.820 son destinados a la contratación del Seguro de Invalidez, Sobrevivencia y Gastos para Sepelio, seguro que es también parte del negocio de las propias AFP. El remanente, es decir $ 5.980, van a parar derechito al bolsillo de las AFP. Es decir, los asalariados, de su propio bolsillo están obligados a pagar por los servicios de la administradora un total de $ 13.800, o el increíble porcentaje de 23,1% de la cotización total o 30,0% del Fondo de Pensión. Con este elevado cobro por sus servicios, las AFP han administrado los fondos para dar una rentabilidad que, en el promedio histórico, se sitúa alrededor del 10%. Es decir, los trabajadores que ganan un salario de $ 460.000, le pagan mensualmente a las AFP $ 13.800 (Administración más seguro), para que rentabilicen su fondo de $ 46.000. Por esta “inversión”, en promedio los trabajadores obtienen una rentabilidad de solo $ 4.600 (10% promedio). Subrayamos, el asalariado le paga al negocio de las AFP $ 13.800 para recibir como “ganancia” solo $ 4.600, es decir solo una tercera parte de lo que debió pagar a las AFP.

La ciudadanía, los legisladores, los gobernantes, los políticos lo tienen muy claro: se trata en realidad una gran estafa y un verdadero robo, pero es un robo legal, soportado por los propios legisladores y gobernantes, en contra de la voluntad de la ciudadanía.

De acuerdo a la “Ficha Estadística Regional del Sistema de Pensiones”[1]  a marzo de 2024,el monto promedio de las pensiones autofinanciadas apenas alcanzaba a $294.418. Si se le agrega a esta suma el Aporte Previsional Solidario (APS) y/o la Pensión Garantizada Universal (PGU), según corresponda, la pensión promedio de los chilenos apenas alcanza a $436.603 pesos, es decir no alcanza siquiera el valor de un sueldo mínimo.

Ciertamente no faltará quien diga, bueno, pero el aporte de los programas estatales para apoyar a los que menos reciben es importante, ya que casi aporta casi un 33% adicional. Eso es correcto, pero no deja de ser una simple excusa para justificar la expoliación de recursos por parte de la cofradía de las AFP.

Y lo que es peor, es el Estado chileno el que debe salir a resarcir los daños que se produce a la población, recurriendo para ellos a variedad de subsidios.

A partir de los frustrados procesos constituyentes, y aprovechando el profundo retroceso del movimiento social, y la cobardía ideológica de quienes se decían defensores de los intereses del pueblo (salvo el accionar de un reducido y aislado grupo de viejos y pertinaces líderes sociales), el capital financiero, nacional y transnacional, propietario de las AFP, han desarrollado una permanente campaña por oponerse a cualquier cambio que pueda interferir con su lucrativo negocio. Esta campaña, más allá de los salones de ejecutivos, se ha posicionado en los medios de comunicación, en las redes sociales, e incluso en los correos personales de los chilenos.

El problema es que esta gigantesca campaña es financiada con los recursos de los propios chilenos, con aquellos recursos que cada uno de los asalariados para para la “administración” de sus fondos.

Pero, ni la Superintendencia de AFP, ni los grupos parlamentarios, ni los partidos políticos parecen preocuparse de este nuevo acto de agravio a los cotizantes.

Y, usted lector ¿Qué piensa?

CORPORACION SOLIDARIA UTE-USACH