AQUÍ COLOMBIA. –

Por Carlos Daroch Varas – 27 de marzo 2022 – Bogotá, Colombia -  PARA UTE NOTICIAS

El fin de semana pasado estuvimos en ascuas mientras se llevaba a cabo por parte de la judicatura el escrutinio de los formularios electorales enviados por las 120 mil mesas e votación. Al fin como resultado de este proceso aparecieron quinientos mil votos mas a las listas del Pacto Histórico y por primera vez en la historia de Colombia un movimiento de izquierda surgía como un bloque fuerte e importante. La derecha al unisonó gritaron fraude electoral y exigieron el reconteo total de votos, tarea imposible, puesto que se había perdido la cadena de custodia de los votos y era convocar a todos los jurados de cada mesa, en síntesis, parar el país. El presidente Duque lo solicito, Alvaro Uribe Velez lo exigió lo que se buscaba con esta maniobra era ni mas ni menos anular las votaciones y provocar una crisis institucional que pudo haber desembocado en un rompimiento de la institucionalidad. Afortunadamente y con la sensatez que ameritaba la situación la Comisión de Garantías Electorales en pleno, con asiento de todas las autoridades nacionales y representantes de los partidos y movimientos políticos decidieron que no procedía y el resultado de la elección al congreso y el calendario electoral estaban en firme. Cerrando así, un peligroso momento de inestabilidad política que, como paradoja, la ciudadanía en general no se dio cuenta.

 El viernes 25 de marzo fue la inscripción de la dupla de candidatos por la coalición Pacto Histórico. “Este es un momento muy importante para los nadies, las nadies de este país. Este es un momento de justicia racial, de justicia de genero, de justicia ecológica, de justicia social, estamos aquí escribiendo una nueva historia para Colombia. . .”  De esta manera empezó Francia Marquez el acto de inscripción de la candidatura presidencial del Pacto Histórico. Un simbólico regalo le ofreció la candidata vicepresidencial Marquez a Petro. Un bolígrafo echo en guadua (caña bambú) con los colores nacionales y que representa el cambio por el conocimiento, con ese esfero que después de la firma se enviaba a las comunidades para su cuidado y protección de los firmantes, quienes lo usaran el día de la posesión.

Gustavo Petro, manifestó que en su gobierno dentro de las muchas tareas por emprender había una especial dirigida a los colombianos en el exterior, que salieron a buscar la oportunidad que no les fue dada aquí, los que huyeron de la violencia homicida, los que viven de hacer las tareas menores que viven en la clandestinidad, perseguidos sin ninguna garantía social. El servicio diplomático será una fuerza de trabajo dispuesta para ayudarlos y los que deseen regresar habrá atención social para ellos.

Cuanta distancia hay entre un esfero que es símbolo del conocimiento y del saber y un fusil, dijo el candidato Petro, si en la pasada campaña electoral por la presidencia una de las frases celebres fue “haremos trizas los acuerdos de paz”.  En nuestro gobierno nosotros haremos trizas la guerra.

Carlos Guillermo Daroch Varas - Abogado - Bogotá D.C. - Colombia